Alimentos para el cerebro

Muchos de los asistentes a las charlas que dedico al cerebro insisten en preguntarme qué alimentos pueden ingerir para cuidar su cerebro.

La verdad es que muchos estudios han probado los beneficios de ciertos alimentos. Por ejemplo, aumentar el estado de ánimo y, por lo tanto, ayudar a mejorar el estado depresivo de las personas. Hasta se ha demostrado que algunos alimentos pueden proteger nuestro cerebro contra el envejecimiento. Así pues, lo que establecen todos estos estudios es que lo que comemos puede tener un impacto significativo en el cerebro.

Nuestro cerebro es pura química. Y los alimentos, más de lo mismo. Por lo que no es descabellado pensar que ciertos alimentos puedan tener un efecto en el cerebro, tanto positivo como negativo. Pero cuidado: la estructura de nuestros cerebros no es la misma a lo largo de toda nuestra vida y sus requerimientos tampoco. No es lo mismo el cerebro de un bebé en desarrollo que uno que está envejeciendo inevitablemente.

Un estudio publicado en Frontiers in Aging Neuroscience aseguró que comer una dieta rica en luteína podría proteger del envejecimiento a nuestro magnifico órgano. La luteína es uno de los más de 600 carotenoides conocidos. Es un pigmento amarillo considerado también la “vitamina de los ojos”, debido a sus múltiples beneficios en la protección de nuestra visión, ya que puede evitar el desarrollo de enfermedades oculares. Nuestro cuerpo no puede producir luteína, por lo que debemos consumirla mediante el aguacate, el brócoli, las espinacas, la col rizada, el kiwi, las uvas, las naranjas, las calabazas y también los huevos.

La luteína también tiene propiedades anti-inflamatorias y anti-oxidantes. En las personas que padecen Alzheimer se han observado procesos inflamatorios y estrés oxidativo (nuestro cerebro es especialmente vulnerable al ataque de radicales libres), por lo que el consumo de alimentos como la luteína beneficiarían la salud neuronal. Dado que los excesos también son malos, sería conveniente determinar la ingesta recomendada de luteína para poder obtener sus beneficios.

Podría extenderme con una lista de alimentos y sus propiedades, como en otros tantos artículos que podemos encontrar en internet, pero la mayoría tienen dos puntos en común: son antioxidantes y forman parte de la dieta mediterránea. Por lo que lo más aconsejable sería una dieta equilibrada, con sus correctas raciones de frutas y verduras, acompañada de ejercicio físico moderado, lo que a su vez también ha mostrado un efecto protector y terapéutico contra el Alzheimer. Si lo deseamos, podemos introducir algún que otro antioxidante de más, como el té verde, por ejemplo.

Dicen que somos lo que comemos. Lo que esta frase significa es que todo lo que comemos puede afectar en cómo nuestro cuerpo intenta mantener en el estado óptimo de salud las funciones vitales, tejidos y órganos. Por lo tanto, no solo debemos tener en cuenta esos alimentos que pueden cuidar nuestro cerebro (y a la mayoría  nuestros), sino que también deberíamos evitar al máximo esos alimentos más dañinos para las células cerebrales, como los alimentos fritos, los excesos de azúcar, sal y grasas.

Si queréis saber más, aquí os dejo un enlace con un artículo muy completo de Muy Interesante con superalimentos para el cerebro.

Deja un comentario

Volver arriba